Taita Crispin Chindoy - Médico Tradicional

Etnia :  Kamëntsá

País : Colombia

Especialidad : Medicina Tradicional y Antropología

Taita Crispín Chindoy es miembro del Pueblo Indígena Kamentsa del Valle de Sibundoy ubicado en el alto Putumayo, Colombia.  Inició su camino en la medicina del yagé a partir de los 7 años de edad donde recibía la medicina de la mano de su padre, en ese entonces gobernador de su comunidad.

A partir de esta edad ha dedicado su vida al estudio que le propicia la planta sagrada o bejuco de yagé que constituye una de las bases más fundamentales de la cosmogonía de su cultura.

En su calidad de persona y el interés de formarse para el servicio a su pueblo, decide iniciar la formación en antropología en la Universidad Externado de Colombia, donde hacia el año 2015 consolida su tesis: “La pinta no es como la pintan”, donde argumenta los múltiples beneficios de la medicina del yagé y como esta planta se ha visto afectada tras el señalamiento de occidente como peligroso psicoactivo. Su tesis se basa en la experiencia propia y en el trayecto que ha ejercido como taita y facilitador de estos escenarios curativos. Crispin es además de un gran medico tradicional, investigador sobre las plantas sagradas y las manifestaciones culturales de los pueblos nativos, en especial los de su región natal. Reconocido como autoridad tradicional para el ejercicio de la medicina por su comunidad y personas de la sociedad general que han tenido la oportunidad de recibir sus curaciones. Ha tenido la oportunidad de realizar diferentes intercambios culturales para complementar sus estudios en otros en países de América y Europa. Con interés en la defensa, reconocimiento y protección de los individuales y colectivos, como también por el fortalecimiento de la memoria histórica que sustentan los saberes ancestrales.

 

Taita Crispin Chindoy sigue los pasos del linaje de la familia Chindoy, desempeñando un conocimiento de las plantas maestras y medicinales en complemento desde la disciplina de la antropología.

es_CO