BIOGRAFÍA DEL POETA ANDRÉS BARBOSA VIVAs

Andrés Eduardo Barbosa Vivas “Corazón de Partisano” nació en Bogotá – Colombia, el 22 de marzo de 1987.

A sus 14 años, atraído por la escritura se sumerge en una introspección de la que emanan sus primeros poemas.

A los quince años, participa en la convocatoria “Verano Encantado” organizada por el Centro de Estudios Poéticos de España en el año 2002, con su poema “Busto” el cual fue meritorio.

El final de su adolescencia albergó una impronta, reflejo de largas conversaciones con su abuelo sobre política y literatura, dedicación a la lectura y por supuesto la formación académica y de conciencia crítica a través de las Ciencias Sociales, que tuvo la oportunidad de vivenciar en su alma mater, la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia (UPN).

Para entonces y en adelante, haciendo realidad su pensamiento libertario, trascendió fronteras a través de la palabra como es el caso sus poemas “Versos de Juventud” con los cuales Barbosa Vivas tuvo el honor de participar y ganar el primer puesto en el Certamen Literario Alicia Moreau de Justo en el año 2010, convocado por el Partido Socialista de Coronel Rosales de la hermana República Argentina, cuyo tema fue la violencia de la mujer y la conmemoración de estas luchadoras. 

En la corta juventud del poeta Barbosa, pronto hizo parte de colectivos políticos, sociales y culturales, seducido por la actividad anarquista trasegó duros caminos, donde parió reconocidos poemas como: “Obsidiana, Vientos del Pueblo, Burócrata y Planta Sagrada entre otros. 

Con su obra recorre sitios no convencionales, de viva voz irrumpe bares, buses, universidades y barrios populares compartiendo la palabra con amigos, poetas, vecinos de las barriadas y colectivos. De igual forma, en el 2009, inicia el diseño de un proyecto pensado para América Latina en compañía del movimiento mexicano “Donde nace la palabra”, lo que le permitió establecer contactos en Uruguay, Guatemala y Argentina. 

 

Anécdota de un gran tesoro

La inspiración a su corta edad, la madurez de su pluma, pero ante todo el sigilo con el que logro conservar sus cuadernos, donde quedaron consignados buen número de sus poemas y borradores a mano alzada, posibilitaron que Andrés decidiera titánicamente publicar, como resultado de la autogestión, el compartir y el trueque, sus primeros libros: “Desdóblate Silencio”, (2008) “La Desmesura” (2009), “Rutas de Mujeres y Cáñamo” (2010 )y “La Ciudad de Vino” (2010) este último lanzado en la Feria Internacional del Libro de Bogotá en 2010 pocos días después de su partida.

Con sus manuscritos y archivos de proyectos se publicaron tres libros más, como obras póstumas; “Collages de Alucinaciones” (2012), Crisoles del tiempo” (2013); y “Corazón de Partisano” (2020). En estos se recogen todos los poemas que no fueron publicados aún desde su niñez y adolescencia.

En el año 2021 se logra reunir sus siete libros publicados y se edita la Obra Completa de su poemario “Poesía reunida –  Corazón de Partisano”

El 6 agosto del 2010 muere a los 23 años, tras la abrupta e inesperada forma en la que le fue arrebata la vida a este “Corazón de Partisano”. Hoy su fina pluma trasciende la palabra, como lo evoca el poeta José Luis Díaz Granados: “Andrés Barbosa Vivas, ya había dejado de ser una promesa literaria, se había convertido precozmente en una realidad”.

 Mercedes Vivas Benítez.

Crónicas de días

3

Para él, lo entienda o no lo entienda

Porfirio Barba – Jacob

Ciudadano que tienes tu plato

y tu periódico

en la mañana

informes y cuentas

café y anteojos.

Ciudadano

he aquí tu piojo

lascivo y vegetariano

puñal de pájaros y canciones

sangre y peligro.

Ciudadano por quien vienen a pique las pirámides

yo tras ellas y vos,

porque soy despistado

con mi flauta también encanto sunchos y comadrejas

y no tengo tiempo como no me tengo a mí mismo

ni nombre

ni espacio.

El día pasó en el tren de la pena

y mi máxima condena es amar

a la manera en que amaron los primeros hombres,

apasionar como sólo se sabe desde que existe el cine.

Ciudadano

yo te perdono

por recriminar mi brutal manera

de hablar con escorbuto

y tener amigas por doquier,

por sinceridad o por interés

en lo que gasta mi pragmática palabra.

Y por desdeñar

por ceder

por odiar

me perdono.

A veces

dar un campanazo a tu olvido con la punta de mis dedos.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. pág. 365. Obra Completa. Ediciones Exilo. 

Crónicas de días

4

Nunca podré aspirar tan alto,

conquistar cual amante

que ahoga la sangre

la ausencia de apellido y balcones.

Nunca podré mirar con tus anteojos

partir la última golondrina

ni alcanzar con tus hombros

la cerveza oculta en la alacena.

Nunca podré aspirar con tus bucles

la premura de los caballos

perdidos en el horizonte de la tarde,

ni pagar las cuentas de tus manjares

ni anidar en el sexo de la embriaguez

de la noche

ni podré correr con tus pies

ni beber lo que bebes

e ir a tus bares.

No podré hablar como lo hace la sed en el prado

ni la elocuencia de los pesos.

Quedarme a medio camino entre los aviones

a seguir matando

o seguir diciendo en contra de los que callan

y volver como si nada al trabajo

para seguir matando

a los que callan,

volver a vivir

para seguir matando.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. pág. 367. Obra Completa. Ediciones Exilo. 

MAL MIRADOR

Todo lo miras con la óptica del dinero

este vellón de agua no lo mereces

ni este cielo claro

ni la voz que canta al primer rayo de la mañana.

Los signos matutinos pasan

mientras de la gris espesura brotan ausencias

retoños de vacío que conducen a la nada

vida de carencias con todo

vida de la bofetada al anuncio.

El todo discurre complejo

el cencerro divino de la palabra

que es cada uno

no lo mereces

y sin embargo lo escribo

porque no tengo más remedio.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. Obra Completa. Ediciones Exilo. pág. 434.

AVES VERDES

extienden sus alas para tomar el

sol, en mi ventana.

Sus patas hurgan en los recipientes

que para ellas he dejado

desmoronan mañanas

abren caminos en lo oscuro

vigorizan el aliento

que perseguirá la ruta de los astros

circundando lo imposible

danzando con la libertad

siendo recuerdo imperecedero

del aire.

La respiración de los siete pájaros

es mi perfume

diástoles y sístoles de ambrosía

que dan a luz sus vidas

e impregnan mi sueño.

Tras los pliegues de la cortina

nubes mora

se apelmazan en la alcoba

sobre la mariposa de algodón

que parte

y vuela en derredor

de mi dedo índice.

En la noche

Los glaucos pájaros de cuatro alas

descienden el vuelo.

Mañana

me levantaré para verlos

habrán crecido un poco

con mi agua

con mis oraciones.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. pág. 442. Obra Completa. Ediciones Exilo.

CALLE BELLA

Miles de vehículos maltratados

la miran y dan vida,

hombres y mujeres apresurados

saliendo de sus arcos

son como hormigas

sin percatarse que las hadas no habitan en sitios

desaparecidos.

Tiene la belleza de las reinas

y en un muro el numero cuarenta,

a las doce el astro de oro

pone en la oscuridad a los zorros

y a las nueve vuelan las estrellas

sobre ella, vigilando su sueño.

Al frente albergan sus compañeras

y en ellas hay miles de rotos en su pavimento.

Hoy se detuvo en ella el pasado

y la tienen borrada en el olvido,

sin ilusión

y con la desolada desconfianza que las caracterizó.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. Obra Completa. Ediciones Exilo. pág. 449

NO ES VERDAD

Más de la mitad son mentiras vueltas hechos

y aquí ganan las ilusiones siempre

ante la batalla con lo que nos gusta,

si es rasgado el formalismo que secuestra lo natural

es porque las desgarradoras y filosas uñas como de águila

hieren el viento y lo pueden derrotar.

No es verdad la complejidad que sale,

es la facilidad de vestirnos de los cambios por lo necesario

y lo que los proyecta, lo que los impulsa

llaman justicia de lo público

a que el brazo derecho del poder de la palabra mal usada:

                                                                                        justo

se apoderen de la comida de la calle.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. Obra Completa. Ediciones Exilo. pág.451

ALEGRÍA

En el trofeo,

he subrayado la partida,

del inicio reo,

la felicidad caerá hundida.

Mis cuerdas,

no las gastara la tormenta.

Ya no retendrá lágrimas.

Es una subida lenta,

de bastas fuerzas.

Mi esencia volátil

ha corroído ajenos.

Será inútil,

sus vasos ya estarán llenos.

“Crisoles del Tiempo” Andrés Barbosa Vivas

CAMPANAS EN ESPEJISMOS

Las campanas amarillas

de un árbol me hacen pensar

que este atardecer traerá dulzor,

que nuevos triunfos

suavemente llegaran.

Campanas amarillas…

en medio de la naturaleza

y en su campo oscuro,

atraen la paloma cándida.

La cobija del cielo

no renace de su sueño,

aun es vieja

y también pintada por sus alas.

Que eterno ensueño de dulzor

que ni sus ramas, ni sus campanas

ni su olor

ni aun sus alas de oxigeno

en carruajes alzaran,

pues solo son el núcleo de sus frutas

que no pueden hacer lleno

una súplica material.

Las campanas amarillas

de un árbol, seguían

reclamando su sol

y se desplomaron al final.

Andrés Barbosa Vivas. Corazón de Partisano. Obra Completa. Ediciones Exilo. pág. 456

Deja un comentario

es_CO