Somos memoria, tejido en guanga, desde las partículas más pequeñas que se adaptaron para construir esta forma física y frágil de existencia.

 

Nos adaptamos al cambio para sobrevivir, aprendemos, amamos, sufrimos.

 

Somos parte del cosmos, y la tierra es nuestra madre, inicio y final; En la agonía de una estrella, su fuego renueva Y genera la vida; primero nuestro abuelo fuego con fuerza, que con el tiempo se debilita en la vastedad de la obscuridad, desde el vientre de las estrellas genera ese soplo mágico de vida.

 

Tu vientre tan bello se abre para recibir a tus hijos, 

Pai taita inti 

Pai mama killa 

Pai pacha mama, por dejar crecer en tu vientre a la plata sagradas 

para reavivar nuestra memoria y fortalece nuestro ser.

 

Por la energía creadora y misterio cósmico, rendimos tributo con la danza. 

Quiero danzarle a la luna, la tierra, el agua, el abuelo viento que recorre mi cuerpo y le danzo al sol

 

Pido concejo a la esencia de la planta sagrada y sana mi corazón. 

Para aclarar mi mente, cierro mis ojos para ver más claro.

 

Le danzo y danzo, como mis mayores, los de adelante, para que junto a los apuks de la tierra armonicemos dando equilibrio a nuestra vida

 

Danzo a ti Mujer medicina, inicio y final; 

con tus manos recorres el cuerpo, genera movimiento, Fluyendo por las plantas, Fluyendo por el agua, Fluyendo y bailando por mi cuerpo,

 

Caminando aprendiendo y leyendo el territorio.

 

Te miro en las manos que curan los vientres de las mamitas, en Los apuks de las montañas

 

Vuela alto mamita curandera sanadora, pero no te olvides, pido tu sabiduría a nuestros espíritus mayores; danza mi corazón, recorren con el viento por las montañas y la guaira en los paramos

 

La mirada del pensamiento desde la existencia, mi ser en las plantas, en la música, en la paz

 

Con el movimiento de la guaira conecta mi corazón con la selva luminosa

 

¿Volverás? Volverán sus pasos y su voz tan relajante, volverá el encuentro y un abrazo.

 

Danzaremos juntos, junto con su aroma de plantas, que cura con un soplo, su espíritu gigante cubre con sahumerio mágico que sana, volveré a tocar tu chal y su rostro, volveré a ver su hogar lleno la flores.

 

Sáname, y cuídame como lo hiciste de pequeño, eres amor sencillez y abundante medicina como roció de la mañana.

 

Volverá porque no es un adiós, volverá por la inmortalidad de los que curan.

 

Cuando cerramos los ojos miramos mejor; los abuelos nos enseñan a curarnos con plantas,

 

en mi mente el recuerdo del espíritu de la mamita sanadora 

Vuela espíritu, vuela….

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor : 

John Edwin Inguilan Mueses 

Soy comunero del resguardo indígena de Guachucal, mis labores están en la ganadería. Ingeniero mecánico de la universidad autónoma de Nariño. Poeta. Filántropo. Investigador indígena. Locutor y periodista.

Ha desempeñado roles en la comunidad como líder juvenil,  ex presidente del movimiento social universitario, director del medio de comunicación del resguardo.

Actualmente consejero de juventudes.

Camina los saberes ancestrales con la medicina propia .

 

Ilustración : 
Dorian Lopez 

 

Deja un comentario

es_CO